-

-
Tercera novela. (Fandom: Tokio Hotel/ HIATUS)

30 may. 2010

Cap.17 Inicio de una arriesgada relación


Tom
Si, la quiero y mucho. Ella no es como las demás chicas con las que he estado, es tan diferente y especial, es lo que me encanta de ella.
Acaricié su rostro; Sus ojos, su boca, su cuerpo ¡Todo de ella me volvía loco! Esto que siento por ella era algo que no conocía ¿Será lo que siempre me presumía Bill? ‘Amor’, algo que jamás pensé que iba a sentir por nadie y ahora que se lo que es, quiero que este sentimiento jamás se vaya porque es algo tan maravilloso.
Me acerque más a ella y a sus labios. Debany estaba tiesa, no se podía mover, era tan linda. Toque sus labios con los míos y lentamente entreabrí mi boca al igual que ella y empecé a besarla como nunca antes había besado a una mujer; en ese momento hasta se me había olvidado el dolor de la golpiza de anoche, me olvide completamente de todo. En ese momento estábamos solamente nosotros dos. La cargue, ella se aferró a mí, con cuidado camine hacia la cama y delicadamente la acosté. Yo me puse arriba de ella, con mi mano la acaricie desde la cintura hasta llegar a su cuello. Al fin iba a estar con ella, la quería, la deseaba, la necesitaba conmigo.

Debany
Todavía no lo podía creer, él me miró fijamente a los ojos y empezó a acariciar mi rostro, yo me derretía con sus caricias.
Esto es tan mágico, no quería que esto acabara, deseaba estar con él para… siempre. Tom, no es lo que yo pensaba, es un maravilloso chico, especial y único. Sus besos, caricias, me volvían loca. De repente Tom se acostó arriba de mi poniendo su cabeza en mi pecho e hizo un gesto de dolor, en verdad estaba lastimado
-Lo siento.
-¿Por qué dices eso? –Me preguntó confundido.
-Por mi culpa estas lastimado y también se ha creado todo un problema por lo que paso anoche –Le contesté avergonzada.
-No Debany, tú no debes pedir perdón porque en realidad nada es tu culpa, el verdadero culpable fue ese idiota que se trato de pasar contigo y no te preocupes, todo esto se arreglará.
Tom se quitó de encima y se acostó a un lado mío, yo giré hacia él. Los dos nos quedamos viéndonos el uno al otro y ahora yo acaricie su rostro. Esto es lo mejor que me ha pasado en mucho, mucho tiempo. Lo volví a besar, cuando abrí mis ojos vi en el reloj que estaba en un mueble y eran las 16:50, ya pronto llegaría Miguel al hotel. Deje de besarlo, me senté ahí mismo en la cama y volví a recogerme mi cabello
-Me tengo que ir, pronto llegara Miguel –Dije volteando a verlo.
-¿Pues qué hora es?
-Van a hacer las 5
-¡¿Enserio?! Yo me tengo que arreglarme… nuestra rueda de prensa va a hacer a las 5:30 y después tengo que preparar todo para irme a la casa de mi mamá –Levantándose de la cama.
-¿A la casa de tu madre? –Pregunté extrañada.
-Si, voy a estar con ella hasta que me recupere junto con Bill.
-¿Y cómo le vamos hacer para vernos? –Levantándome.
-De eso no te preocupes –Acercándose a mi- Yo vendré todos los días al hotel
-Bueno –No me quedaba de otra y creo que será mucho mejor, así Miguel no sospecharía. Tom soltó un suspiro y puso una cara de preocupado.
-¿Qué?
-¿Ahora como le voy hacer para bañarme si estoy todo adolorido? Debany… ¿Me ayudas a bañarme? –Dijo poniendo ojitos de perro triste.
-¡No arruines el momento por favor! –Ya se había tardado. El solamente sonrió.
-Era broma –Me abrazó- cuídate mucho por favor –Me… me rogó- No dejes que te lastime –Dijo seriamente.
-No te preocupes, no lo haré –Contesté con seguridad- Ahora ve a bañarte, si se puede, nos vemos al rato ¿Ok? –Lo beso.
Me fui de la habitación y me dirigí hacia la recepción. Este día si que estuvo raro y lo único que me gusto fue lo que pasó al final ¡Mil veces! Necesito contárselo a Marce pero, ¿en dónde está? Desde que estábamos en los vestidores no la he visto, ¡esta niña siempre se me pierde!
Cuando llegue a la recepción la alegría desapareció completamente y volvió la melancolía, yo creo que hasta se vio el cambio de mi cara… ahí estaba Miguel y no se veía nada contento ¿Ahora que habrá pasado? Me acerqué a él, respire hondo y espere a que el hablara
-¿Dónde estabas? –Y la espera no duró mucho tiempo- Llegue aquí desde las 15:30 y en ningún momento te vi –Dijo molesto.
-Me fui a platicar al comedor con Marcela –Respondí rápidamente para no levantar sospechas- después de dejar comida a una de las habitaciones…
-Donde están hospedados uno de los Kaulitz –Contestó interrumpiéndome ¿Cómo rayos lo supo? ¿Me habrá seguido?

Continuara***

Un capitulo más & Miguel cuenta como conocio al padre de Debanyy jadkjahdkj no debi de decirles eso pero me gano la tentacion n.n'! Me voy a hacer tareas chicas! xD

27 may. 2010

Cap.16 Lindo susurro

Tom
Mmm…. Tengo hambre, la estúpida hambre me quito el sueño. No me quiero levantar por el teléfono, que flojera ¡Ah ya se! Le diré a Bill, acabo el se quedo conmigo por si necesitaba algo.
-Bill, tengo hambre. Pide algo de comer –Me quede callado por un minuto y Bill no me contestó, debe de estar bien dormido- ¡¡Bill, despierta!! –Nada aún- ¡BILL! –Mierda. Agarre una almohada y se la avente, pero aún así, no me contestó… ¡así que me tuve que parar! Y así me di cuenta de que no estaba. Vaya ayuda. Me senté en su cama, agarre el teléfono y marque a la recepción; pedí una hamburguesa y un refresco. Ahora a esperar a que llegue, me acosté y me tape completamente, me acomodé y solamente cerré los ojos… ¿Cómo estará Debany? Si se vio muy enojada cuando se bajo del carro, pero no fue mi intención decirle estúpida. Es que en verdad me preocupa, algún día su padrastro me la va a matar y es lo que ella no entiende
-Aquí esta lo que ordeno –Escuche.
-¡Adelante! –No me quise parar, tenía tanta flojera y aparte seguía lastimado.
-Aquí esta su comida.
-Gracias –Destapándome- ¡¿Debany?!
-¡¿TOM?!
Sentí tanta tranquilidad al verla. Todo estaba bien y por lo que veo su padrastro no le dijo nada, pero a la vez sentía nervios, no sabía si Debany seguía enojada conmigo. Un momento… ¿Siento nervios? ¿Una mujer me pone nervioso? ¡¿Qué es lo que me pasa?! Nunca, JAMÁS, una mujer me había puesto nervioso, ese era mi trabajo, no de ellas. Será que… ¿en verdad siento algo por ella?
Debany
¡Que suerte tengo! ¿Ahora qué le digo? A la vez estoy enojada por lo de anoche, pero también preocupada.
Tenía golpes en su cara, el labio partido casi por donde estaba si pirsin. Sonora loco, pero se veía tierno porque también se veía que se acababa de levantar se veía en su mirada que estaba cansado, tenía sus rastas sueltas… era todo un amor…
¿Q-qué… qué me pasa? ¿Cómo me puede estar gustando ¡Tom Kaulitz?! Pero es que… se veía tan lindo. No. Esto no me puede estar pasando a mí. Lo único que hice ya para irme de ahí fue-:
-D-Disfruta t-tú comida –Perfecto, ahora tartamudeo. Voltee a verlo, hacia intentos para levantarse, pero no podía así que solamente se sentó en la cama.
-Debany, enserio lo de anoche no fue mi intención decirte así, yo no pensé que te lo tomarías como insulto, es que la verdad me preocupa que tu padrastro trate de…
-No te preocupes por mi –Lo interrumpí- Me se cuidar sola.
-La verdad, lo dudo.
-Pues no me importa lo que piensas –Dije firme- No necesito de ti y de nadie para sentirme segura, se lo que hago y créeme que el idiota de Miguel no logrará nada más conmigo.
Me di vuelta y abrí la puerta, necesito convivir con Tom lo menos posible. No me puedo enamorar, eso es algo que tengo muy grabado en mi cabeza, no voy a dejar que eso ocurra.
Escuche que Tom se levantaba de la cama y emitía sonidos de dolor, en verdad estaba lastimado. Me sentí mal pero no podía estar más con él, estaba a punto de salir de la habitación cuando él se puso detrás de mí y con una mano me agarro de la cintura y con la otra agarro mi mano que tenía sujetada la perilla e hizo que la quitara de ahí.
Se acercó a mi hasta que sus labios tocaron mi cuello, ante el contacto me estremecí, sentía su respiración, ya no aguantaba más. De la persona que más odio en el mundo es de la que estoy enamorada, Marcela desgraciadamente tenía razón, algún día me vendría enamorando de él y ese día llego. Recorrió mi cuello con sus labios hasta llegar a mi oído y en susurro me confesó un…
-Te quiero

25 may. 2010

Cap.15 ¿Interes?

Marcela
Cuando Bill me trato de besar, lo único que hice fue quitarme, estaba muy confundida. Me dirigí al carrito de comida pero Bill me detuvo
-Marce perdóname, enserio yo no quería hacerlo
-¿Hacer que, Bill?
-Herir tus sentimientos…

Flash back
Casa de marcela
-Gracias por traerme Bill, espero que Tom y Debany estén bien –Dije preocupada.
-No te preocupes, Tom es…bueno… Tom…Tom es…. Mmm, no sí, mejor preocúpate –Dijo riéndose. Yo no tarde en hacer lo mismo.
Poco a poco dejamos de reír y los dos nos quedamos callados.
-Bueno pues, ya me voy –Volvió a sonreír- Necesitaré distraer a nuestro manager para que no se dé cuenta de Tom –Dijo colocando su mano en su nuca.
-Bill ¿Te han dicho que tienes una hermosa sonrisa?
-¿Me creyeras si te digo que no?
-Ja, la verdad no.
Los dos nos miramos fijamente, hasta que… torpemente me acerque a Bill y poco a poco, me acerque a sus labios, apenas los rocé cuando él… se quita.
-Perdona Marcela, pero es que… no puedo.
-Si lo sé, es demasiado pronto. –Comprendí.
-No es tanto por eso -¿Eh?- Sino que… a la vez eres una fan y pues…
-¿Qué tiene que sea una fan de ustedes? –Eso no tiene nada de malo, supongo.
-Que…
-¿No sabrás si te quiero solamente por interés?
-Si –Soltó… ¿Pero que me cree?
-¡Claro que no! Si, admito que soy una gran fan de ustedes pero, jamás haría algo así seas quien seas ¡Jamás! Y si mejor vete, tú manager debe estar preocupado por su ‘cantante’
Abrí la puerta de mi casa y di un portazo dejando, creo yo, a Bill con las palabras en la boca ¿Me cree una convenciera? ¡Error!
Termina Flash Back
-No te preocupes, ya estoy acostumbrada –Me di media vuelta y me volví a dirigir hacia el carrito de comida. Ya no quería hablas más del tema. Bill, otra vez, vuelve a detenerme volteándome hacia a él y como si fuera un acto reflejo… me abrazo.
-Marcela créeme que no quise decir eso… Ni siquiera lo dije –Dio un suspiro- Si lo pensé y realmente porque lo hice. Quería aceptar tu beso, desde el antro quería besarte, no sé qué rayos tienes, pero este poco tiempo que estuve contigo me ponía nervioso.
-¿Nervioso?
-Si, nervioso. –Se acercó a mis labios y ¡Al fin lo hizo, al fin me besó! Sentir sus labios sobre los míos es lo mejor que me ha pasado en esta vida. Su pirsin de la lengua era algo simplemente maravilloso. Toda iba tan bien, tan mágico. Nadie estaba ahí, solo nosotros dos o eso fue lo que creí.
-¡Bill, Bill! ¿¡Quien es ella?! ¿¡De donde la conoces?! ¡¿Ahora sales con empleadas de hoteles, desde cuando salen?! ¡Una entrevista Bill, una entrevista!





Debany

Seguía pensando en lo que paso en la mañana, yo ya no sabía si creerle a Miguel o no, estaba toda confundida. Fui hacia la recepción y ahí estaba Ernesto, lo único que se me ocurrió era preguntarle a él si miguel estaba diciendo la verdad...
-Hola Ernesto, oye ¿Te puedo hacer una pregunta?
-Claro Debany ¿Cuál es?
-¿Miguel conocía a mi padre? –Solté.
-¿A tú padre? –Se quedo callado por un momento y dirigió su mirada al monitor de la computadora- ¿Por qué? ¿Qué te dijo él?
-Nada, solamente preguntaba por curiosidad –Dije tratando de sonar indiferente.
-Bueno pues, si lo conocía –Volteó a verme- Al igual que yo, aunque no le hablaba mucho porque sin ofender, pero me caía mal –Dijo con cara de asco, pues ya somos dos.
-Ah, okey Gracias.
-De nada, ahh antes de que se me olvide ¿Puedes ir a la habitación 483 y llevar una hamburguesa con un refresco? –Solamente suspire, realmente no tenía ganas de nada pero bueno…
-Si, claro.

Confirmado, Miguel si conocía a mi padre. Pero ahora mi duda es ¿desde cuándo? Nunca pensé que diría esto pero: ya quiero llegar a mi casa, necito aclarar todo esto.
Llegue al cuarto que me indicó Ernesto y como siempre dije-: Aquí esta lo que ordeno.
-¡Adelante! –Escuche muy apenas.
Esa voz, se me hacía muy familiar ¿Será de él? Guau, este día no podía ser peor. Busque la llave de la habitación y cuando entre me sorprendió el desorden que había en ella, pobre de la que le toque hacer el aseo aquí.
Voltee a ver a una de las camas, y ahí estaba alguien acostado, pero no le veía la cara porque estaba tapado con la sabana completamente.
-Aquí esta su comida –Dije amablemente.
-Gracias –Destapándose- ¡¿Debany?!
-¡¿Tom?!
Continuaraa***
Quee pasaraa? e.e Espero sus comentarios sobre la fic ya que su opinion es importante :D

22 may. 2010

Cap.14 Confusiones


Debany
-Ahh Debany, por favor ¡17 años que viviste con ella y ¿nunca te diste cuenta de lo que en verdad era?! ¿Por qué crees que tu padre no la quería? –Se acerca a mi oído- Porque él se dio cuenta de la clase mujer que tenía como esposa –Alejándose de mi rostro- ¡Ahh! Y de la hija no se diga, por supuesto que si la mamá era una puta, la hija también, oh bueno, eso era lo que decía tu padre –Con tono irónico- Claro, yo no se lo creí, ósea ¿Ester como podía ser así y se veía que era buena persona? Y su niña, recibiendo la educación de ella ¡Menos! Pero ahora que lo sé, me arrepiento de no creerle a tu padre.
Me quede en shock ¡Miguel conocía a mi padre! ¡No lo podía creer! Yo sé que mi padre nunca quiso a mi mamá pero ¿decir eso de nosotras? Ya era demasiado, necesitaba saber la relación entre mi padre y Miguel y lo único que se me ocurrió preguntar era-:
-¿Conociste a mi padre? –Solté anonada. Miguel se quito de encima y me dio la espalda.
-¿Conocerlo? Éramos amigos hasta que… le dio ese terrible infarto.
Aún no comprendía nada. Esto ya no tiene sentido, si mi padre y Miguel eran amigos ¿Por qué Miguel no fue al entierro o por qué mi padre nunca nos dijo nada acerca de él? Estaba tan confundida, solamente me senté en la cama tratando de analizar la situación-
-Debany, Deb –Sentándose a un lado mío, acaricio mi mejilla y me sonrió-: Se que esto no tiene sentido para ti, pero luego te lo explicare todo con más calma ¿okey? Y perdona por ser tan agresivo contigo pero es que me preocupo por ti y mucho.
-¿Eh? –Los cambios de humor de Miguel realmente me asustan.
-Si Debany, aunque no me creas me preocupas, te he llegado a querer como una hija y si te pasa algo malo jamás me lo podré perdonar porque… yo le prometí a tu padre que te cuidaría y no pienso romper esa promesa porque aunque él te insultaba y nunca te daba un afecto de amor, en el fondo él te quería, te quería y ¡mucho!
-Mi padre… me… ¿quería?
-Así es Debany, ahora metete a bañar para irnos al trabajo. Hace rato nos hablaron del hotel diciéndome que hay un gran problema y necesitan que todos los trabajadores estén ahí lo más pronto posible. –Se acercó y me besó la frente. Al dármelo yo solamente me estremecí ¿Acaso Miguel está loco?


En la mitad de las escaleras el padrastro de Debany se detiene y esboza una gran sonrisa
-Que estúpida eres Debany

Habitación de Debany
Seguía en la cama sentada tratando de analizar lo que me dijo Miguel. El conocía a mi padre, le prometió cuidarme, le preocupaba a Miguel, me quería como si fuera su hija, mi padre ¡Me quería! Enserio no entiendo nada y todavía al principio Miguel viene, me golpea, me insulta y antes de irse me acaricia mi rostro y hasta ¡Me besa la mejilla! ¿Qué demonios está pasando aquí? ¿Será una pesadilla? ¿Una horrible, horrible pesadilla? Mejor me meto a bañar para dirigirme al hotel, necesito despejar mi mente.

HOTEL
Cuando entre al hotel ¡guau! había un desorden total, había periodistas por todos lados y todos por un motivo lo q paso ayer en el antro con ¡Tom Kaulitz!
Lo único que hice fue irme a los vestidores ya que si se enteraron del problema que hubo tal vez me reconozcan y me empezarían a preguntar cosas.
Al entrar sentí un gran alivio, ahí estaba Marcela guardando su ropa
-Hola Marce –Ella volteó a verme.
-Hola Debany –Me sonrió- prepárate porque hoy va a ver mucho trabajo.
-Si lo sé.
-¿Si sabes porque están los periodistas aquí, verdad?
-Por lo que paso anoche ¿tú crees que me reconozcan?
-La verdad yo creo que no, los periodistas se enteraron como dos horas después ya que un chavo que estaba ahí fue a avisarles o algo así.
-Bueno, tan siquiera no saben quién soy yo.
-Jaja lo sé, al rato van a dar una rueda de prensa sobre lo que paso, pero creo que solamente el manager ya que los chicos, están durmiendo –Dijo divertida.
-Y a ti… ¿Cómo te fue con Bill? –Marce cambió completamente su cara e hizo una mueca de desagrado. Creo que no debí de preguntar
-Me fue bien –Me ofreció una sonrisa forzada- Bueno Debany, vamos al checador para empezar a trabajar ¿Okey?
-Si está bien, deja solamente me cambió

Bill
Me quede a dormir en la habitación de Tom por si a él se le ofrecía algo pero yo creo que no, está profundamente dormido ¡Hasta roncando esta! jeje.
Me levante con mucho cuidado y salí de la habitación y empecé a caminar por el pasillo ya que no tenia sueño, no puedo dormir seguía pensando en lo de ayer con Marcela. Me sentí mal por ella pero es que... aunque yo quería no podía aceptarlo. Escuche el sonido de una puerta que se abría a unos cuantos centímetros de donde estaba yo, de la habitación salió Marcela, con un carrito de esos de comida. Como no me había visto, decidí esconderme detrás de otro carrito pero de limpieza, cuando pasa marce, me levanto de un brinco...
-¡MARCE!
-¡Ahhh! -se caí al suelo-: ¿¡Porqué me asustas así?! –Gritó histérica
-Perdón déjame ayudarte –Dije extendiendo mis manos. Ella las tomó se levantó, no pensé que se iba a asustar tanto.
-¡Hay Bill! Por poco y me da un infarto –Dijo tocándose el pecho- Mira, tócame el corazón –Agarro mi mano y la pone sobre su pecho. Es cierto, su corazón latía a mil por hora, solamente sonreí y la mire a los ojos, ella hizo lo mismo. Quite mi mano, me acerque a ella y me incline a hacia su rostro. Ella realmente me gustaba, yo se que la conozco apenas un día pero hay algo en ella que me llama mucho la atención y algo dentro de mí me dice que este con ella.
Levanté su rostro agarrando su barbilla y lo único que hice fue decir:
-Tienes un bonito palpitar –Quite mi mano de su barbilla y ahora puse mis dos manos en su cintura y me aproxime lentamente hacia sus labios, estaba tan cerca de ellos que solamente los rozaba.
-Tengo mucho trabajo Bill –Me contestó apartándose de mí. Caminó hacia ese carrito de comida y avanzó solo unos pasos ya que la detuve agarrándola de su brazo.
.-Marce, perdóname, enserio yo no quería decir eso.

Continuara***
Ya descubri lo que le pasaba al titulo XD! Espero que les guste este cap e.e! En uno de estos Miguel le confesará algo a Debany :O! Creoo que yya dijee muucho x) Gracias x pasar && leer!


atte.
aRly!

20 may. 2010

Cap. 13 ¿A qué hora llegaste?



Tom

Llegamos al hospital y me hicieron unos exámenes de rayos X o creo que así se llama y también me hicieron las típicas preguntas de siempre “¿Te duele aquí? Y ¿qué tal acá?”
Se acercó una enfermera a entregar, creo yo, mis resultados de los rayos X. El Dr., lo checo detenidamente y después camino hacia mí
-Muchacho, los exámenes muestran que tienen fracturadas las costillas –Ohh, ya lo entiendo todo.
-¡Es por eso que me duele demasiado! –Solté incrédulo.
-Genio –Dijo sarcásticamente mi hermano, ¿qué? Nunca me lo había imaginado, así que por burlarse de mí le saque mi dedo hermoso del medio.
-¿y qué va a pasar doctor? ¿Cuándo se va a recuperar? –Preguntó mi madre preocupada.
-Mmm… como lo veo, de dos a tres semanas –Concluyo cruzándose de brazos. WTF?
-¿¡QUÉ!? –Gritamos Bill y yo sorprendidos.
-Tenemos un concierto dentro de una semana y pasado mañana tenemos 5 entrevistas –Habló Bill
-Y no podemos cancelarlo –Aclaré seriamente.
-Pues tendrán que –Dijo molesto el doctor- Tom, si quieres recuperarte pronto, tendrás que descansar ¿Okey? –Dijo volteando a verme
-Okey –Musité rendido.
-Muchas gracias doctor –Escuché que dijo David, yo solamente agache mi cabeza apenado por todo lo que he causado.

En el hotel
-¿Cancelar el concierto? –Preguntó Georg anonado.
-Si tendremos que hacerlo –Respondió David- Hasta que Tom se encuentre bien reabriremos otra fecha.
-¿Y qué haremos con los fans que ya compraron su boleto?
-No lo sé ¡No lo sé! –Dijo molesto- mañana arreglaremos todo este lio y ¡tú Tom! –Me señala- ya no quiero que te metas en problemas como lo que paso hoy ¿OK? –Se da media vuelta y se sale de la habitación al igual que Georg y Gustav. Solamente quedábamos Bill y yo.
-¿Y ahora que vamos a hacer? –Decidí romper el silencio.
-No sé, ahora lo más importante es tu salud. Tom, estas dos semanas nos vamos a quedar con mamá para que descanses.
-¿Y cuando nos vamos? –Pregunté extrañado.
-Hoy en la noche –Solté un suspiro, creo que es lo mejor- ahora vamos a dormir –Dijo esto último soltando un gran bostezo dejándome caer su aliento mañanero ¡Que asquerosidad por dios! Jaja.
-Yo ya no me voy a dormir, ¡ya es de día! y me va a calar la luz del sol-Dije frunciendo el ceño. Bill camino fastidiado hacia las ventanas y cerró las cortinas
-¡Listo, se hizo de noche! ¿Feliz? –Dijo desesperado.
-Jaja, si.
-Hasta mañana –Dijo caminando arrastrando sus pies hasta la cama
-¿No dirás hasta al rato? –Dije confundido.
-Da igual ¡Solamente duérmete ya! –Me contesto perdiendo los estribos. Yo solté una sonora carcajada y…
-Au, au, au –Me queje, idiota, ¡Me lastime!-Ni siquiera me puedo reír.
-Jaja, para que veas que eso si da risa. –Okey, Bill me ganó

Suena el despertador
Debany
-¡Ay! Son las 8, cinco minutos más –Me dije a misma volviendo a agarrar el sueño. Abrí mis ojos de mala gana al escuchar que tocaban la maldita puerta- ¡¿Quién?! –Me queje.-
-¡Debany! –Gritó- ¡Levántate! -Ahora me ordeno, ¿Qué acaso Miguel no puede esperar?... ¡Dios, Miguel! ¿Cómo me pude olvidar de él? Sentí que me despertaba completamente al escuchar su voz- ¡Abre la puta puerta! –Gruñó.
-Y-ya voy –Solté torpemente y me levanté de un brinco llevándome conmigo mis almohadas. Abrí la puerta y… de la nada mi mano se encontraba en mi roja mejilla, Miguel me había golpeado, otra vez.
-¿A qué hora llegaste anoche? –Me preguntó calmado, siempre empezaba así.
-Temprano –Susurré.
-¡¿A qué hora Debany?! –Me agarró de los hombros y me aventó hacia la cama.
-Temprano, ¡Te lo juro! –Mis ojos comenzaban a humedecerse, no me lo iba a creer.
Miguel se subió arriba de mi y me apretó muy fuerte de mis brazos, yo solamente tenía cerrados mis ojos mientras él me estrujaba y me gritaba la misma pregunta
-¡A las 6! ¿ok? ¡Llegue a las 6! –Grité desesperada- Por favor Miguel, quítate ¡Me haces daño! –Le suplique llorando. El solamente me brindó otra cachetada-
-¡Cállate! –Me gritó- No quiero escucharte, ¡Eres una puta…igual que tú madre!
Me quede callada, no podía emitir ninguna palabra, pero no era de miedo sino de coraje. Miguel si se había pasado de lanza. Él no tiene derecho de insultar a mi madre ¡Ninguno! –Ahh Debany, por favor ¡17 años que viviste con ella y ¿nunca te diste cuenta de lo que en verdad era?!



Continuara**
Ya era momento no? Gracias por las que se acordaron de mi cumpleaños! Realmente lo aprecio n.n No se porque miegda se puso asi la letra de inicio XD que raro idioma pero bueno jaja XD
Dejenme presumir que se acerca lo bueno de esta fic e.e! Espero qe no me tarde en subir jeje gracias por ser pacientes chic@s l@s amo!!!:D

9 may. 2010

Cap.12 ¡Quiero mi vida normal!

-Bueno, es que…
-¿Es que qué? –Preguntó interrumpiéndolo.
-Yo solamente fui a ayudar a mi amiga por que un idiota quería aprovecharse de ella y eso fue todo –Al fin lo solté.
-Ah, ósea que solamente la defendiste y eso fue todo… ¡Hay que hijo tan más valiente tengo! –Dijo sarcásticamente ¿Por qué rayos se ponen así?
-Tom, tú no sabes todos los problemas que nos causará esto. Eso paso hacer 3 horas ¡y los periodistas ya se enteraron! –Gruñó- Todo esto saldrá mañana en las noticias y los verán sus… ¡Sus fans! ¿Cómo crees que estarán sus fans? –David lo logró, al fin me puse a razonar. Voltee a ver a Bill, Georg y Gustav y vi que traían cara de angustia. Es cierto, nuestras fans ¡No había pensado en ellas! Se van a preocupar demasiado
-¿Y ahora que hacemos? –Preguntó Gustav
-Ahora lo único que podemos hacer es llevar a Tom al hospital y esperar a ver que dice el doctor –En ese momento uno de los THStaff se acercó con David.
-Pero mañana los chicos tienen una entrevista con MTV.
-Pues se cancelará ¡Primero esa la salud de mi hermano!
-¿Y que hacemos con los periodistas? –Preguntó Dunja.
-¿Todavía no se van? –Preguntó fastidiado Georg.
-¡Pues que esperabas! ¿Qué con Tom Kaulitz golpeado, los periodistas no iban hacer nada?
-¡Ya basta! –Grité molesto y me senté como pude en la cama- Si okey, me pase de la raya. No debí de haberme peleado con ese, pero ¿Qué hubieras hecho tú en mi lugar? ¿Dejar que ese imbécil abusara de tú amiga?
-Pues… no –Me contestó David dudoso.
-Pero es diferente Tom –Ahora hablo mi madre.
-¿Diferente en qué mamá? Ah si perdón, se me olvidaba: yo soy famoso y alguien como yo no podemos hacer nada ya que al primer movimiento ¡Nos comen esos periodistas vivos! –Les grité- Estoy arto de todo eso –Confesé volteando ver a David ¡Quiero mi vida normal! La quiero ¡y ya!
-Eres un insolente –Contestó entre dientes David- Así como se hicieron famosos, así pueden dejar de serlo. Solamente acuérdate Tom, que ¡Yo soy su Manager y puedo hacer lo que se me plazca! –Me… ¿me amenazó?
-Ah ¿Y luego que quieres? ¿Qué te guarde respeto?
-Pues deberías –Susurró. Dio media vuelta y se dirigió con Dunja que veía la escena anonada- prepara la camioneta para llevarlo al hospital y dile que nos esperen atrás –Al decir eso él se fue y lo siguió Dunja.
Solamente lo seguí con la mirada, cuando lo perdí de vista lo único que hice fue acostarme y acomodarme de lado de forma de darle la espaldas a todos.
-Ma, Georg, Gustav… ¿Nos dejan solos? –Escuché el sonido de la puerta cerrarse, voltee a ver y ya no estaba nadie, solamente Bill
-¿Y tú amiga? Emm… ¿Cómo se llamaba? –Pregunté despreocupado. El se acercó a mi y me respondió.
-Marcela
-¡Ándale! Ella… ¿Qué paso con Marce?
-La deje en su casa
-Oye Bill… si fue por lo que paso en el antro, no se hubieran detenido por mí. Le hubieran seguido a la fiesta, por mí, no había ningún problema –Respondí con una sonrisa pícara.
-Enserio, a veces actúas como un imbécil –Me dijo molesto. Yo lo miré confundido, me trate de sentar, pero por el mismo dolor no me pude mover. Hice un último intento más y cuando lo logre en mi rostro se formo una mueca de dolor y me agarre mis costillas ¡Como dolían!
-¿Imbécil? ¿Por qué imbécil, eh Bill?
-¿¡Y todavía lo preguntas?! Tom, hoy en el antro te peleaste con ese tipo sin pensar en que consecuencias podría traer. Ahora mira, reporteros por todos lados y créeme que si lograron capturar fotos buenas de tu fea cara golpeada y eso va a salir en primera plana en los periódicos y tú dime ¿que actitud tomaran nuestras fans al ver esas fotos?
-Se preocuparan –Esta vez no lo pensé como con David.
-¿Y eso es lo que quieres? –Me preguntó atónito. Yo me limité a negar con la cabeza. Ellos son lo más importante para mí, nuestros fans. Bill y yo volteamos hacia la puerta al escuchar que se abría y vi entrar a mi guardaespaldas.
-La camioneta nos esta esperando. –Nos avisó.
-¿Y qué pasa con los reporteros? –Pregunté.
-Georg y Gustav los están distrayendo.
-Ven Tom –Musitó agarrando mi brazo- Nosotros te ayudamos a levantarte Me fui apoyándome de Bill y de mi guardaespaldas hasta llegar a la camioneta, nos subimos y nos dirigimos al hospital.

Continuara***
¿Han notado que yo subo en las noches? XDD! No se me desesperen que ya se acerca lo interesante e.e!
Gracias por pasar & leer tokitas/os!
mi msn: aRleth_14_yaZmin@hotmail.com
5dias para mi cumple ;$! Haha XDD!

8 may. 2010

Cap. 11 Mejor amigo, mi diario.

Debany
Abrí la puerta con cuidado para que Miguel no me escuchara entrar, volví a cerrar la puerta despacio, me gire y ahí estaba Miguel en el sillón profundamente dormido. Di un gran suspiro de alivio y me dirigí a mi habitación.
Cuando entre encendí mi lámpara que estaba arriba de una pequeña mesa a lado de mi cama. Me quite los zapatos y mi collar que su figurita es de forma de una llave. Agarre la llavecita y con eso abrí el último cajón de mi buró. Me agache y saque mi súper mejor amigo, mi diario.
Me deje caer en la cama y con esa misma llave abrí mi diario, me volví a colocar mi collar y la oculte debajo de mi blusa. Ese fue el regalo de mi madre cuando cumplí 14 años, es increíble que todavía lo tenga, es algo importante para mí por que cuando escribo todo lo que me paso, me imagino que se lo narro a mi madre. Miguel no sabe ni sabrá la existencia de él. Todavía ni lo sospecha… es un inútil pff.
Querido Diario:
Te he tenido un poco olvidado, pero es que han pasado tantas cosas que no he tenido tiempo, pero ahora, trataré de resumirte lo que me pasó esta última semana:
¿Te acuerdas que te había escrito que me iba a… suicidar? Bueno, si lo iba hacer pero ¿a que no sabes quien me rescató? La persona que odio ¡Tom Kaulitz! Ya, realmente no es tan prepotente e imbécil como yo pensé; nos quedamos platicando y poco a poco iba descubriendo que Tom… es una excelente persona, no perfecto… ¡Tiene demasiados defectos! Pero ¿Quién en esta vida es perfecta? En lo que si tengo que estar de acuerdo es que besa… ¡Muy bien!... así es, también me besó y ni yo me la creo pero lo disfrute mucho, desconozco a esta Debany jeje. Hoy fui al antro con Marce y todos los chicos de Tokio Hotel, esa es la suerte que tenemos por trabajar en un hotel, ¿no crees? También algo que me encanto fue que en el antro vi a Alberto. Nunca pensé que lo volvería a ver y si pasaba que traería unos problemas sin que el se diera cuenta. Yo me iba a ir con Alberto, pero el tubo un asunto y me tuvo que dejar con su inútil amigo Carlos… Esa parte realmente me la quiero ahorrar, no fue una linda experiencia que digamos. Lo que trato de hacer no lo terminó gracias otra vez a Tom Kaulitz quien recibió una gran golpiza por mi culpa y aún así me trajo hasta…acá

Deje de escribir… ¿Cómo estará? ¿Ya habrá llegado? Me mordí mi labio en señal de preocupación. Espero que no le haya pasado nada, estaba muy mal para conducir ¡Por favor dios que este bien!
-¿Por qué me preocupo tanto por Tom? –Me pregunté a mi misma, es que… no, ósea… ¿Por qué?- ¡Hay ya no se ni lo que digo ni lo que pienso! Será que… ¡No por favor es no! Será que ¿me estoy enamorando de él? ¡Ay! –Cubrí mi cara con mis manos y me recosté en la cama- ¿Y tú? ¿Crees que me estoy enamorando de Tom? – Le pregunté a mi... ¿¡Diario?! Okey, oficialmente me volví loca.

Tom
Estábamos tan bien, yo no quise decir eso pero es que sino hace algo algún día… la matara.
-¡Ah! Mi brazo –Me quejé y me lo agarre con mi otra mano. Espero que Bill ya haya llegado al hotel para que me acompañe con un doctor.
Debany… lo que tienes es miedo y desconfianza a todo el mundo, no puedes seguir así. Yo aré que se te quite todo eso para que vuelvas a ser una niña alegre y valiente que se yo, sin conocerte mucho aún, que eras antes.
Llegue al hotel casi a rastras. Cuando entre no me esperó nada bueno, estaban todos y cuando digo todos son ¡todos! Los chicos del THStaff, los periodistas, que por cierto, comenzaron a tomar fotos cuando entre, ah y mi mamá ¿Mi mamá? Oh genial lo que me faltaba, que mi madre también estuviera aquí.
En un parpadeo vi a todos los periodistas a balancearse sobre mí, todos hablaban al mismo tiempo, las luces de las cámaras me cegaron en ese momento y me maree al ver tantos micrófonos alrededor.
-Tom… Tom ¿Por qué golpeaste a ese joven?... ¿Tom acaso estabas borracho?... La chica con la que estabas ¿es tú novia?... ¿Quién era la chica a la quien defendiste?
-Eh…. Yo -¿Qué rayos me están diciendo?
Volteaba a todos lados, había tantos periodistas. Trataba de buscar a Bill y los demás ya que cuando se acercaron los perdí de vista.A lo lejos vi una gran melena ¡Ese era Bill sin duda! Vi como los reporteros se hacían a un lado dándole el pase a mi hermano y a los demás.
-Los chicos han tenido un día muy agitado. Si se pudieran retirar les prometemos que cuando los chavos estén mejor… daremos una rueda de prensa –Les dijo David para tratar de calmarlos.
-¿Qué? Solamente unas preguntas por favor ¡Unas preguntas, Tom Bill!
Mi guardaespaldas vino y me escoltó hacia mi habitación. Me llevo casi cargando ya que ya no podía caminar, me sentía débil. Cuando llegamos lo primero que hice fue acostarme. Bill se sentó a lado mio y Georg y Gustav se quedaron de pie.
No se como rayos abrieron esa puerta sin que se quebrase, reboto en la pared dos veces y vi a entrar a David y a mi madre preocupados.
-Mi amor, mi vida. Pero mira como estas ¿Qué te hicieron? –Comenzaba a decir cosas sin sentidos mi mamá.
-Tranquila, estoy bien –Respondí dando una de mis celebres sonrisas.
-¿¡Bien?! ¿A eso es lo que le llamas estar bien? ¡Tom! Queremos una explicación y ¡la queremos ya! –Gritó David perdiendo la razón, nunca lo había visto así. Yo solamente voltee a ver a Bill y el a mí, nadie dijo nada. Mamá se dio cuenta de que nos volteamos a ver y ella hizo lo mismo pero con Bill
-¿Tú me podrías decir que fue lo que paso? –Bill abrió su boca pero no pronunció palabra alguna, solo me vio de reojo.

Continuara***
Como lo prometi. Dos capitulos ;)! Espero que lo disfruten chicas :D! Gracias por leer & comentar n.n♥

Cap. 10 No seas estúpida

Debany
No nos dirigimos la palabra en todo el camino. Solamente abría mi boca para indicarle por donde irse. Lo bueno es, que ya falta poco para llegar a mi casa.
A lo lejos se pudo escuchar el sonido del tren ¡Genial! Eso era lo único que me faltaba, que pasará el tren justamente para llegar a mi casa. Saque mi celular para ver que hora era 4:15 am. Ahora si me va a ir súper mal. Tom apagó la camioneta y ahí estábamos los dos, en silencio, esperando que ese enorme transporte pasara. Yo aún no comprendía como podía manejar todo golpeado. Prendió el foquito del carro y se empezó a checar su cara.
-Que bueno que los golpes no son tan visibles ¿No crees?...
-¿Eh? –Me sacó completamente de mis pensamientos- Ah… si, es lo bueno.
-¿Tú crees que estén despiertos esperándote? –Me preguntó curioso.
-Despierto, solamente vivo con mi padrastro y… no se, no creo –Mentí, se exactamente que Miguel debe estar esperándome en la entrada de la colonia.
-¿Padrastro? –Me preguntó sorprendido- Entonces tus padres… -Susurró bajando su mirada- ¡Oh! Como lo siento Debany –Soltó avergonzado- Yo… no sabía.
-No te preocupes –Le respondí dando una pequeña sonrisa. Seguía viendo el rostro de Tom y lentamente baje hasta su camisa, tenía gotitas de sangre y mugre. Suspire y voltee hacia la ventana, me recargué en el vidrio mientras observaba afuera…
-¿Qué tienes? –Escuche, me agarro…solamente me rozo mi brazo con su mano, nunca me tocó.
-Nada –Dije sin mirarlo- Solamente…quiero llegar a mi casa –Terminé cerrando los ojos.
-Tranquila, ya pronto llegamos.
-Tom enserio ¿No te duelen esos golpes? –Pregunté anonada.
-No, ¿Por qué?
-Por que a mi si ¡Y mucho! –Rápidamente cerré mi gran bocota ¡No tenía que decirle eso! Es más, ni lo quería decir ¿¡Qué me pasa?! Cerré mis ojos muy fuerte deseando que el no me hubiera escuchado.Sentí como las yemas de sus dedos acariciaban delicadamente mi rostro, ante el gesto automáticamente me encogí de hombros.
-Debany ¿Por qué lo aguantas? –Pude sentir incertidumbre en su voz.
-Por que… no me queda otra opción –Le confesé.
-¡Claro que sí! –Me contestó quitando su mano de mi rostro, yo abrí mis ojos- es solamente de ir y poner una denuncia ¿Es tan difícil eso? –Nunca lo comprenderás, pensé.
-Si, ¡Si lo es! Y ya deja esto por la paz Tom, no sabes nada de mi vida, no sabes por que tengo que ser así y realmente no quiero que lo sepas. –Solté rápidamente.
-¿Por qué? ¡Déjame saberlo! Déjame saber sobre ti, déjame ayudarte ¡Entiéndelo! Es por tu propio bien, si sigues así él te vendrá matando algún día –Me gritó golpeando el volante. ¿Qué no entiendes Tom? ¡¿Por qué no captas?!
-¿¡Y?! Eso sería perfecto ¡No sabes cuanto deseo morirme! –Le grité en su cara.
-No Debany, tú no quieres morir. Tú solamente ¡quieres vivir feliz! Por favor deja de hacerte la ruda conmigo ¡No seas estúpida y recapacita!
-¿Estúpida? –Le pregunté atónita- ¿¡Estúpida?! –Quería gritarle de todo, hasta lo que no era. Pero me detuve, no quiero discutir más- Como te iba diciendo Tom, ¡Tú no sabes nada! –Trate de abrir la puerta, torpemente lo logré.
-¿A dónde vas? –Me preguntó molesto agarrando mi brazo.
-Gracias por traerme Tom pero a partir de aquí, me voy sola –Le dije entre dientes soltándome de su agarre. Me baje del carro y di un portazo. ¿Estúpida? Él no sabe nada ¡nada! Cuando apenas estaba dejando de pensar que Tom era un imbécil… Si no lo denuncio es mi problema no de él ¿Morir? Si es lo que más deseo, ¡ya no quiero saber nada de este mugriento mundo!Veía borroso ya que las lágrimas no me dejaban ver, no lloraba de miedo, sino de coraje. Tantas cosas juntos, no se cuanto más pueda aguantar pero no quiero llorar más ¡No quiero, no quiero! Me limpiaba las lágrimas una y otra vez pero seguían saliendo sin control.Cuando al fin llegue a mi casa respire profundo, no puedo llegar así. Conté hasta 10 y ya estaba un poco calmada. Abrí la puerta con cuidado para que Miguel no me escuchara entrar, volví a cerrar la puerta despacio, me gire y ahí estaba Miguel en el sillón….

5 may. 2010

Cap.9 Todo esto es por tú culpa

Tom
Estaba bailando con ‘Elena’. Esos movimientos ¡Me estaban volviendo loco! La temperatura subía cada vez más, me acerque a su oído sin dejar de bailar:
-¿Podemos ir a un lugar donde no haya… tanta gente?
-Pero claro que si.
Nos dirigimos al estacionamiento. Llegamos al carro, abrí la puerta del copiloto e hice una seña para que Elena se subiera, cerré la puerta y me fui trotando hacia el otro lado. Cuando apenas iba a abrir la puerta, escuche risas y voltee a ver quien era… Lo veían mis ojos pero no lo me lo podía creer ¡Era Debany! Y ese idiota que estaba con ella. Los dos se aproximaron a un carro y había otro chavo esperándolos. Jaja Debany, quien la viera. Si van hacer lo que yo creo que harán… ¡Yo también quiero participar!, pensé divertido.
-¿De qué tanto te ríes Tom?
-¿Eh? –Volteando a verla. Me había olvidado completamente de ella- Ah, de nada, de nada
-¿Ya nos podemos ir?
-Claro –Respondí con una sonrisa pícara. Abrí la puerta del carro y volví a voltear con ellos. Vi que Debany se estaba subiendo al auto junto al otro chavo que los estaba esperando, así que yo también me subí. Voltee a ver a Elena y los dos al mismo tiempo sonreímos. Di marcha al carro y nos íbamos dirigiendo hacia la salida. Pero quien iba a esperarlo, tenía que pasar por donde estaba Debany, así que pase muy despacio y voltee a ver lo que estaba haciendo ella…
-¿¡Pero que demonios?! –Frene y me baje del carro. Me aproxime hacia ellos y abrí la puerta de su carro y agarre a ese pendejo de la camisa y lo aleje de Debany.
-¡Idiota! ¡Alejate de ella! –Lo empuje hacia el piso y le empecé a dar patadas en el estomago. Ningún imbécil iba a abusar de ella. Con cada patada, crecía más mi coraje.

Debany
No podía reaccionar, me quede en shock. Estaba asustada, eso era lo único que me faltaba, que alguien tratara de abusar de mí. Trataba de tranquilizarme, ya estaba volviendo a la realidad. Escuche un grito, voltee a ver y vi a Carlos en el piso y Tom pateándolo, me volví a quedar sin palabras, no me moví para nada y recordé a Miguel pateándome a mi, sentí como una lágrima viajaba por mi mejilla.
-¡TOOM! ¡PARA POR FAVOR! –Logré escuchar. Voltee a ver a la chava y al fin pude reaccionar. Me baje lo más rápido que pude del carro y trate de que Tom dejara de golpearlo.
-Tom basta por favor, déjalo ya –Rogué agarrando su brazo con mis dos manos.
-¡No hasta que este imbécil te pida perdón! –Gritó molesto apuntando hacia Carlos.
-¡Tom ya! ¡Lo vas a matar!
Tom me agarro de los hombros y me empujo lejos de él y vi como Carlos en ese momento se le iba encima. Estaba desesperada, ahora Carlos estaba golpeando a Tom.
-¡Noooo! ¡Déjalo por favor! –Gritó la chava al borde de llanto. Volteó a verme molesta-: todo esto es por tú culpa ¡Tú culpa!
-No, no ¡No! –Grité para mi misma agarrando mi cabeza.
Seguía en el piso, Tom no se podía defender ya que Carlos estaba arriba de él y le estaba golpeando la cara. Yo lloraba de desesperación, ¡ya no sabía que hacer! Voltee a ver hacia la entrada del club y todos estaban saliendo para ver la estúpida pelea que inicio por… mi culpa. Vi a Marce, Bill Georg y Gustav correr hacia mí.
Marcela rápidamente me extendió su mano y me ayudó a levantarme.
-¿Estas bien? –Yo solo asentí, estaba completamente asustada- ¿Qué paso? –Me preguntó desesperada.
-Marce, has que termine por favor… por favor –Dije entre cortadamente ya que el llanto no me dejaba hablar.Volví a voltear hacia Tom y Carlos y vi que Gustav y Georg estaban quitando a Carlos de encima y que Bill ayudaba a levantar a su hermano.
-¡Lárgate de aquí idiota! –Le ordeno Bill a Carlos. Éste solamente se dirigió a su carro como pudo y se fue del antro no sin antes dedicarme una mirada de odio, pero eso me dio igual. En ese momento solamente quería ir con Tom. Y eso fue lo que hice, fui corriendo hacia él pero la chica que estaba bailando con Tom me detuvo.
-¿A dónde crees que vas? ¿No crees que ya causaste demasiados problemas? –Dijo cruzándose de brazos.
-¡Quítate! Necesito ir con Tom –Respondí avanzando pero ella me detuvo.
-No, no iras.
-¿Y tú quien te crees que eres para prohibirle eso, he? – Esa mujer volteo a ver a Marce y yo aproveche para ir con Tom que estaba sentado en la banqueta junto con Bill
-¿Son graves las heridas? –Bill le checó la cara ante la pregunta
Mmm no, solamente son unos que otros golpes leves.
-Tom ¿Estas bien? –Pregunté sentándome a un lado suyo e inspeccionándole su rostro. Bill se levantó y dio una sonrisa forzada.
-Creo que mejor me voy –Cuando dijo eso, volteó a ver a su hermano. Tom volteó conmigo y me respondió.
-Si estoy bien, ¿y tú? ¿Ese animal no logro hacerte nada? –Me preguntó frunciendo el ceño. Yo agache mi cabeza.
-No, no me logró hacer nada… gracias por salvarme –Susurre esto último.
-¿Qué? ¿Qué dijiste? No te escuche bien –Dijo con tono divertido.
-¡Que gracias por salvarme! –Grite.
-A sí, eso me imagine -¡Pero que egocéntrico!, me quejé para mis adentros, pero aún siendo eso y más… me salvo- ¿Qué hora es?
-Eemm… son las 3:24 –Respondí sacada de onda.
-¡Huuy! Ya es tarde, mejor vámonos porque luego te va mal en tu casa –Me dijo extendiendo su mano.
-Pero Tom estas golpeado y…
-Tranquila, ese güey no me hizo nada –Dijo dándome una sonrisa. Yo solamente solté un suspiro y me acerque a él para ayudar a levantarlo. Gracias a mi podía caminar, claro que si lo lastimó a mi no me engaña, pero es tan terco. Nos acercamos hasta donde estaban los demás y nos vieron confundidos.
-Al rato los veo, dejare a Debany a su casa.
-¡Tom! ¿Acaso estas loco? Estas muy golpeado –Lo regañó, y es que si es cierto.
-Tranquilo estoy bien –Y el continuaba con su terquedad- Ahora Debany ¡Llévame hacia al carro –Me… ¿Me ordeno?
-Tampoco abuses eh –Le recalque. El solo se rió, parecía un niño chiquito… se vio tan tierno haciendo ese gesto.
-¿Y yo qué Tom? -Preguntó sinicamente esa vieja ¡Ay! Ya me cayó mal- ¿Me vas a dejar aquí o que? -Hizo un gesto de: 'Ni se te ocurra hacerlo'
-Pues si quieres, vete en taxi. Me dices cuanto fue y yo te envío el dinero -¡Uh! La callo bien feo, quise reírme pero cerre muy fuerte mi boca para no soltar la carcajada- Ahorita tengo que dejar a mi amiga a su casa. Lo siento Elena, pero si quieres luego hablarme...
-Pero... yo.. ¡Ozh! -Dio una patada al piso y me ofreció una mirada de odio que todas las personas que estaban ahí pudieron sentirla. Llegamos al Cadilac dejando que esa tipa se retorciera de celos. Tom arrancó el carro y nos dirigimos hacia mi casa.

Continuara***
Logre subir XDD! Perdon pero no contaba con algo en mis planes D:! Hoy fue el videoclip de una de mis mejores amigas (con eso si contaba XD) pero no contaba conque iriamos a comer & azy. Y luego ya para irnos la camioneta no quiso prender .___.'! Estabamos todos desesperados ya eran las 8 & todavia no nos iibamos XDD! Ya hasta que mi madre fue x mi & x mis otros amigos! Lo bueno esque ya jalo la camioneta & mi amiga y su familia se pudieron iir! & ahorita son las 10 41 deberia de estar haciendo la tarea pero no. Tenia que subir :D. Subi tarde MUY tarde, pero sin cap ustedes no se quedaban :D
Las mo & gracias por leer ♥

3 may. 2010

Cap.8 Viejo amigo.

Debany
Llegamos al club. Georg, Gustav y Tom fueron a la barra; Bill y Marcela fueron a bailar y yo me fui a sentar a una mesa cerca de la barra. Saque mi celular y vi la hora: 23:17, no me sentía gusto, sabía que me iba a ir súper mal llegando a mi casa.
-¿Por qué tan preocupada? –Me estremecí y voltee a ver quien me había preguntado eso al oído y claro… era Tom- Jah, ¿Te asuste? –Me preguntó sentándose a lado mío.
-Si –Admití- hasta se me puso la piel chinita
-Ese es el efecto que causo en las mujeres –Dijo con arrogancia- ¿Y que haces aquí sentada? Es un AN-TRO -¿En serio? Si no me dices no me doy cuenta, pensé sarcásticamente. No respondí a lo que me dijo, no tenía ganas de hacerlo, solo quería ir a mi casa- Bueno, y… ¿Cómo te llamas? Se me había pasado preguntarte tu nombre después de todo lo que había pasado -Me lo dijo con otro tono, un poco más… serio.
-Me llamo Debany –Le dije extendiéndole mi mano, aún así, no hay que ser maleducados. El la estrechó y me sonrió.
-Mucho gusto –Le devolví la sonrisa- ¿No quieres bailar? – ¡Cambia de tema muy rápido este muchacho!
-No me gusta bailar.
-¿No te gusta ó no sabes?
-Nunca me ha gustado ¿Okey?
-¡Pues yo are que te guste! –Dijo con tono divertido. Me agarro del brazo y me jaló para que me levantara.
-¡Tom! Suéltame –Ordene tratando de zafarme. Me llevaba casi arrastras.
-Jaja, no, vamos a bailar.
-¡Ya te dije que no me gus…! –No pude terminar por una chava se acerco con nosotros, bueno más bien, con Tom
-¿Quieres bailar? –Le preguntó tan… tan ¿sexosamente? Tom volteó a verme
-Es que… estoy con ella y pues…
-¡No hay problema! –Le interrumpí- ve a bailar con ella.
-¡Hay mil gracias amiga! –Dijo hipócritamente.
La chica le agarro la mano y se lo llevo casi corriendo, yo solamente me reí y me regrese a la mesa. Volví a ver la hora, ya eran pasaditas de las 12 ¡Miguel me va a matar! Sin pensarlo dos veces me dirigí a la pista de baile para encontrar a Marce, pero no la vi. Solamente veía a Tom bailando con esa chica y de repente no vi nada. Alguien me había tapado los ojos.
-¿Adivina quien soy? –Esa voz… ¡Yo la conozco!
-¿Alberto? –Me gire y ¡Si!- ¡Alberto! –Me lancé hacia él y lo abracé muy fuerte. Alberto era mi mejor amigo de la infancia, cuando teníamos 14 años el se tuvo que mudar a otra ciudad y ya no supe nada de él.
-¿Cuándo volviste?
-Hace como dos semanas ¡Vaya! Si que has cambiado mucho –Me dijo con una enorme sonrisa
-Pues tu no quedas atrás jaja.
-¿Y tus padres? ¿Cómo están?
-Bueno… ellos… ellos –No pude terminar, tenía un nudo en la garganta.
-Debany, lo siento mucho –Susurró y me abrazó.
-No hay problema. ¡Niño, tenemos que platicar de muchas cosas!
-Lo se ¿Y viniste aquí sola?-No, vine con una amiga, ahorita la estoy buscando para despedirme.
-¿Y tienes quien te lleve?
-No, ahorita tomo un taxi.
-Si quieres, yo te llevo.
-¿Enserio? –Sonreí- Bueno, entonces deja me despido de mi amiga.
-Okey, te espero en la puerta.Yo asentí. Seguí buscando a Marcela y al fin la encontré, estaba en la barra con Georg, Gustav y Bill.
-Marcela, chicos ya me voy.
-¿Ya te vas? –Me preguntó sorprendida.
-Si.
-Bueno, yo me voy contigo –Dijo agarrando su bolso.
-¡No! Quédate, un amigo me va a llevar.
-¿Un amigo? ¿Qué amigo? –Ya comenzaba con sus cuestionamientos.
-Uno, no lo conoces. Luego te platico de él –Y antes de que pudiera abrir su boca- es de confianza, le hablo desde hace mucho –Marcela asintió. No estaba convencida pero que más le hacía- Adiós chicos.
-Adiós –Me respondieron a coro.
-Cuídate Debany –Me dijo marcela. Yo asentí.
Me dirigí hacia la puerta con Alberto y ya estando los dos, caminamos hacia el estacionamiento. Al acercarnos a su carro, estaba otro chico, creo yo, amigo de Alberto, se veía buena onda. Sonó el celular de Alberto y se alejo de nosotros para contestar, a los tres minutos volvió
-Debany perdón, pero no te podre llevar. Surgió un problema con una amiga, pero si quieres, te puede llevar Carlos –Dijo señalándolo.
-Bueno pues…si, no hay problema –Dije dando una sonrisa forzada. No me quede muy convencida.Alberto se despidió de nosotros y se fue. El tal Carlos y yo subimos al auto.
-¿Y nunca anduviste con Alberto? –Jah, sentí como se dibujaba una pequeña sonrisa en mi rostro.
-No, solamente nos queríamos como hermanos.
-¡Huuy! Que lastima por Alberto, no puedo creer que siendo una chica tan hermosa, ese nunca se haya enamorado de ti.
-Aamm… pues si tu lo dices –Dije volteando hacia la ventana. Cuando se ponen así es mejor evitar conversación.
-¿Qué? ¿Lo de hermosa? Pues es la verdad –Sentí su tosca mano en mi pierna.
-¡Oye! ¿Qué haces? –Le grite y aventé su asquerosa mano.
-Perdón pero es que eres tan linda –Dijo acercándose a mi, su aliento olía a alcohol ¿En que me metí?
¡Quítate por favor! –Rogué.
-Oh vamos, lo vas a disfrutar –Susurró acercando sus labios a mi cuello. Comencé a temblar y sollozar.
-Por favor no –Supliqué derramando una que otra lágrima, no quiero ¡No quiero que me toque!No me podía quitar, el pesaba más que yo y me tenía abrazada. Quería gritar pero del mismo miedo no podía. Cerré mis ojos y… escuché que abrían la puerta y sentí que Carlos se me quitaba de encima. Abrí mis ojos y vi a Tom.
-¡Idiota! ¡Aléjate de ella!

Continuara***
Espero que les haya gustado este cap ;)! Graciaas x leer ♥

2 may. 2010

Cap.7 Todo valdrá la pena.

Marcela
Cuando le termine de contar, Debany no me podía creer me dijo que quería una prueba. Después de eso comenzamos a bromear sobre el asunto. Deb (como le digo yo) hacia bromitas pesadas sobre Bill y yo, a mi no me causaba gracia, pero se las regresaba mil veces peor con Tom jaja. Lo que se me hizo raro es que no me regresaba el comentario acompañado de un asunto, solamente se quedaba callada y se encogió de hombros, eso me saco de onda.Como íbamos payaseando y haciendo estupideces no veíamos hacia el frente, una que otra vez topábamos con los carritos de comida de otras compañeras.
-¿Por qué los dejan ahí? Pueden causar un accidente –Se quejo Debany en broma. Yo me empecé a reír y justamente iba hablar cuando sentí que tope con alguien. ¡Auch! Eso me dolió más que el golpe que me había brindado en la rodilla con esos estúpidos carritos.Voltee a ver a quien le habíamos pegado y para mi gran sorpresa ¡Era Bill!
-Ah… que… que vergüenza Bill –Solté torpemente y como un reflejo agache mi cabeza- Perdón –Dije tímidamente ¡pensara que soy una estúpida!
-Jeje no te preocupes eem…
-¡Marcela! –Escuche que le dijo Debany sorprendida. Voltee a verla y vi que tenía una cara de asombro, ella también volteó a verme y me sonrió. Creo que esa era la prueba que necesitaba.
-Marcela, lindo nombre –Dijo Bill y yo rápidamente lo mire. Lo dijo con una de sus hermosas sonrisas que pude sentir como me ruborizaba enseguida.
-Gracias –Musité.
-Oye Marce ¿Te puedo decir así verdad? –Yo rápidamente asentí, escuche como Debany soltaba una pequeña carcajada, se burlaba de mi comportamiento- Bueno, quería saber si quieres venir conmigo y tres amigos más a un club cerca de aquí -¿Tres amigos más? Serán los que yo pienso…Bill volteó a ver a Debany- y si quieres también puedes llevar a tu amiga.
-¡Claro! –Respondí con una gran sonrisa. No voy a negarle una invitación.
-¡Genial! Entonces nos vemos dentro de 15 minutos en el estacionamiento.
-Okey –Asentí sin dejar de sonreí. Bill también hizo lo mismo y se despidió de nosotras dándonos un beso en la mejilla, después, se dirigió al elevador.

Debany
Cuando observe que las puertas del elevador se cerraban gire con Marcela y casi a gritos le dije:
-¡Marcela! ¡¿Acaso estas loca?! –Está bien, grite un poco- ¿Cómo voy a ir al club si sabes como es Miguel? –Dije desesperada ¿Por qué siempre me pasa esto a mí?
-Tranquila Deb, de eso me encargo yo –Me respondió con seguridad- Sabes que Miguel no me puede decir que no –Terminó con tono de burla, eso es cierto- Ahora vámonos a los vestidores para quitarnos estos uniformes.
Yo solo asentí. Marcela se quito rápidamente el uniforme cuando yo apenas me estaba quitando los zapatos. Realmente no quiero ir, se que Miguel se pondrá furioso.Vi que Marcela caminaba hacia la puerta ¿Acaso ya se va?
-¿A dónde vas mujer? –Pregunte extrañada-Avisarle a Miguel –Me respondió guiñándome el ojo.
-No Marcela –Rogué- mejor ve tú.
-¡No! Tú me vas a acompañar ¿Okey?-Pero… -Que bien, me dejo hablando sola.

Marcela
Miguel no es el dueño de Debany. Me acerque hasta él y me puse en frente de la computadora y le hable.
-Ah Marcela ¿Encontraste a Debany?
-Si, de hecho, se esta cambiando en estos momentos.
-¿Le podrías decir que se apure para a irnos? –Me preguntó sin voltear a verme.
-Si lo haría pero… -A poner cara de niña buena se ha dicho- te quería preguntar si la podrías dar permiso para que me acompañe a un Club –Miguel fugazmente volteó a verme y antes de que me pudiera contestar salió Debany de los vestidores y se puso a un lado mío.
-Ya estoy lisa –Musitó.
-Ándale Miguel, déjala ir –Le rogué- te prometo que te la traigo temprano ¿Sí?
-Esta bien Marcela –Me respondió molesto ¿Cree que me da miedo? Pobre iluso.
-¡Hay mil gracias! –Agarre la mano de Debany y nos fuimos casi corriendo hacia el estacionamiento, no quería que ellos dos cruzaran miradas.

Miguel
-¡Ah! No la soporto ¡Simplemente no la soporto! –Grite perdiendo los estribos.
-Jaja.
-¿Y tú de que demonios te ríes? –Pregunte enojado. Ernesto es mi mejor amigo y trabaja conmigo en la recepción, nos conocemos desde hace 5 años.Él camino hacia los vestidores y yo lo seguí.
-De todo lo que tienes que aguantar por esa niña
-Lo se, pero todo valdrá la pena… todo.
-Pues ¡Espero que si! –Confesó- Lo que aún no entiendo es como Ester te descubrió, por que según tú, eres muy cuidadoso.
-Esa desgraciada solamente estaba de metiche y vez lo que le paso –Le recordé- y si Marcela sigue así tendrá su mismo destino –Le asegure. Nadie arruina mis planes ¡Nadie!
-¿Y cuando piensas hacer eso con Debany? -Muy pronto, ya lo verás. Esa niña va hacer mía y nadie me lo va a impedir.

En el estacionamiento
Debany
Estábamos corriendo como locas porque ya se nos había hecho tarde. Estaba completamente asustada, sabía que Miguel se había enojado y se que me va ir mal cuando llegue.
-Marce ¿sabes qué? Mejor no voy –Dije deteniéndome.
-No empieces Debany. Tú vienes por que vienes ¿Sí? –Agarrándome la mano- ven, ya es tarde, luego se van sin nosotras –Su voz estaba agitada, se veía que estaba súper nerviosa.

En el cadilac de Tom
-¿Ya nos podemos ir? –Preguntó aburrido Georg.
-Ya llegaran, tranquilos.
-Pues espero que si. Ya llevamos 20 minutos esperándolas –Se quejo Gustav.
-Ya no se desesperen que ya vienen –Con una sonrisa.
-Perdón Bill es que… se nos hizo tarde –Soltó Marcela agitada.
-No hay problema.
- ¡Guau! Que hermoso carro ¡y luego negro! Mi color favorito –Confesó Debany admirando el Cadillac.
-Jaja ¿verdad que sí? –Asomándose por la ventanilla- ¡Oh! Miren a quien tenemos aquí. Nada más a la señorita ruda y sobre el carro, claro que es hermoso por eso dicen que las cosas se parecen a su dueño –Dijo Tom egocéntricamente
-Que lastima que este carro sea tuyo, ya se le acabo el encanto –Confesó fastidiada.
-¿Ya se conocían? –Preguntó confundido Bill.
-Larga historia –Soltó Tom.
-Bueno en el camino la cuentan –Dijo desesperado Gustav. Bill, Marcela y Debany subieron al auto y se dirigieron al club más cercano.

Conitnuara***
Sorry por tardar en subir pero es que mi computadora estaba fallando y me la mandaron a arreglar :S! Gracias por ser pacientes & por leer los amo n.n ♥! Despues de aqui vienen cosas muuuy interesantes e.e Mi msn: aRleth_14_yaZmin@hotmail.com